11 consejos y trucos para principiantes con máquina de coser

¿Eres un novato de la máquina de coser? ¡Entonces lee este artículo!

He preparado a continuación algunos consejos y trucos de mi propia experiencia personal que son fáciles de aplicar y que te asegurarán que obtengas lo mejor de tu máquina de coser.

¡Empecemos!

1. Elige la máquina adecuada

Obviamente, si ya tienes una máquina de coser, puedes saltarte esto (y arreglártelas con lo que tienes). Sin embargo, si todavía necesitas comprar una, hay máquinas de coser para principiantes y baratas para elegir.

No voy a entrar en detalles aquí sobre las ventajas de esos modelos pero te invito a leer algunas descripciones de productos para entender lo esencial.

2. Usa hilos que coincidan

Debes utilizar siempre el mismo tipo de hilo (el mismo material, el mismo grosor*) en la parte superior y en la inferior para evitar tensiones desiguales, atascos y roturas.

*Puedes mezclar los colores por supuesto (para hacer coincidir la tela interior y exterior, o crear costuras decorativas), siempre y cuando sea el mismo tipo de hilo.

La forma más fácil de emparejar los hilos es empezar cada proyecto con una bobina vacía y llenarla desde el carrete. Si usa a menudo la misma bobina, adelante y llene varias bobinas a la vez para evitar volver a enhebrar la máquina cada vez. ¡Sólo asegúrate de llevar la cuenta de dónde vienen! (etiquete cada bobina o guárdela con su carrete).

3. Mantén tus líneas rectas y tus curvas ordenadas

Esto puede parecer difícil si nunca has usado una máquina de coser antes, pero no temas, en realidad es bastante simple (aunque definitivamente necesitarás algo de práctica).

Para coser una línea recta, coloca el borde de la tela a lo largo de una de las líneas* de la placa de la aguja, y mantén esa alineación mientras cose.

*La mayoría de las máquinas de coser tienen estas líneas. Si no, puedes «dibujar» una pegando un poco de cinta en la placa de la aguja.

Ve despacio al principio y luego aumenta la velocidad a medida que ganes confianza. Concéntrate siempre en la alineación, no en la aguja o la costura: se mueven demasiado rápido para que tus ojos los sigan, además de que te impide ver el panorama general.

Para hacer una curva suave, cose lentamente mientras giras la tela usando ambas manos. Hazlo con un movimiento constante y continuo si puedes, y si no puedes (o si necesitas hacer un giro brusco) siempre para las costura con la aguja dentro del tejido. Esto te permite girar la tela alrededor del último punto asegurando una curva limpia.

4. Sujeta las puntas de los hilos al principio

Las punts de los hilos están sueltas antes de dar las primeras puntadas. Esto puede causar que se enreden en el mecanismo de la máquina e incluso arrastrar la tela con ellos (especialmente las telas finas y ligeras).

Para evitar este desorden (y posiblemente tener que hacer un agujero en la tela para resolverlo), siempre sostén las puntas de los hilos con la mano izquierda mientras haces las primeras puntadas.

5. Alisa las telas antes de coserlas

Evita las puntadas torcidas provocadas por coser la tela arrugada alisándola antes. Simplemente use sus manos si eso es suficiente para alisar todas las líneas (incluso las de pliegue limpio) o planchar si es necesario.

Es un poco de trabajo extra para empezar, pero al final te hará la vida más fácil.

6. Mucha práctica

La práctica hace la perfección, y eso es lo que quieres que tu trabajo se vea, ¿verdad?

Sé que es tentador saltar y ponerse en marcha. Pero ten en cuenta que cada tipo de tejido, hilo y puntada tiene sus propias características. Diferentes hilos necesitan diferentes tensiones; la tela fina puede ser frágil mientras que la tela gruesa requiere una aguja gruesa y fuerte; las puntadas vienen en todas las formas y tamaños, etc.

Tomando un par de minutos para practicar con un trozo de tela de repuesto, puedes hacer ajustes sin estropea tu trabajo. Obviamente, necesitas recrear las circunstancias de tu proyecto para que esto tenga sentido. Así que asegúrate de usar la misma tela (y el mismo número de capas), hilo y configuración de la máquina para tu prueba y tu proyecto.

Los principiantes también pueden practicar primero con papel impreso para aprender a usarlo. Hay un montón de patrones libres en internet (líneas, curvas, incluso dibujos) que puedes imprimir en casa y con los que puedes hacer ejercicio.

7. Guarda tus retales de tela

¿Cómo practicarás distintas puntadas sin ellos?

Además, pueden ser útiles para proyectos más pequeños, o incluso para añadir un poco de giro en los más grandes.

8. Protege tu máquina

Limpia tu máquina de vez en cuando.

La pelusa queda atrapada en el mecanismo cuando se cose. Puede afectar al rendimiento de tu máquina (aunque no siempre lo notes) y al nivel de ruido.

También es bueno proteger tu máquina del polvo cubriéndola. La mayoría de las máquinas se venden con una funda o estuche, pero si no tienes una, son fáciles de hacer.

Un buen mantenimiento también puede ahorrarle un viaje al taller de reparaciones.

9. Mantén las condiciones de costura ideales

Te sorprendería saber cuántas veces se pueden arreglar los fallos mecánicos limpiando la máquina, volviéndola a enhebrar o cambiando la aguja.

Ya hemos cubierto la parte de la limpieza.

El repaso es otra operación de mantenimiento útil para aplicar. Si parece que no puedes conseguir la tensión correcta, si el hilo sigue atascándose o rompiéndose, si algo se siente torcido, intenta volver a enhebrar todo (carrete y bobina). Eso a menudo resolverá su problema.

En cuanto a las agujas, asegúrate de usar la adecuada para cada proyecto. Las agujas universales son buenas en muchas situaciones pero no son la mejor opción universal. No funcionarán tan bien en telas muy finas o gruesas como las agujas más finas o gruesas. Los vaqueros, por ejemplo, pueden ser tu ropa de diario, pero requieren más que tu aguja de diario.

Las agujas también se desafilan o se doblan con bastante rapidez. Esto puede llevar a que el hilo se atasque o, peor aún, a que la aguja se estrelle contra la placa de la aguja en lugar de atravesar el agujero (y por consiguiente se rompa). Cámbiala regularmente para una mejor y más segura costura.

10. Asegúrate de que tienes suficiente hilo

Antes de comenzar un nuevo proyecto (o una parte importante de un proyecto), comprueba el estado de tu bobina.

Tienes que asegurarte de que hay suficiente hilo en él para que no se te acabe en medio de una costura seguida o una puntada complicada.

Si la bobina está casi vacía, es mejor cambiarla desde el principio que lidiar con ella a mitad de camino.

11. Al principio cose despacio pero con seguridad

Manejar una máquina de coser es como conducir un coche (vale, no del todo, pero ten paciencia): hay que ser suave con el pedal del acelerador.

No lo empujes de repente hasta abajo (o te arriesgues a perder completamente el control de tus puntos). Ve despacio para hacer maniobras precisas. Practica a un ritmo razonable.

Muchas máquinas electrónicas están equipados con un botón de control de velocidad que permite establecer una velocidad máxima. Es súper práctico para los principiantes o para los pedales sensibles.

Otro truco es coser descalzo (o con los calcetines puestos, básicamente sólo quítate los zapatos). La sensibilidad extra ayuda a controlar el pedal.

¿Tienes tú consejos para compartir? ¡Por favor, hazlo en los comentarios!

 

Deja un comentario